A una semana de Bali

Ayer fue un día intenso, acabé de trabajar más tarde de lo habitual, cosa que ya de por sí no me gusta demasiado y me gusta menos si es perfectamente evitable con un mínimo de previsión, pero bueno, es lo que hay.

Llegué a casa algo hambriento, ya que me encanta merendar y se había pasado ya la hora habitual, y también bastante desganado. Para colmo estaba algo cansado, por no haber dormido bien la noche anterior, porque además de quedarme hasta tarde chateando, tuve la mala suerte de que un par de pesadillas perturbaron mi sueños e hicieron que me despertase en mitad de la noche.

Mientras volvía a casa en MRT, pensaba que al llegar comería algo, nada muy elaborado, teniendo en cuanta la variedad de productos que tengo en la nevera cuando Nela no está. Después de merendar, quería hacer Yoga, me apetecía mucho, que últimamente me dejo llevar y no practico demasiado.

Quizás, al acabar me animase a dar una vuelta para despejarme, sin liadas, solo un par de cervezas y a casa. Sabía que había gente por Clark Quay, y aunque era Ladies Night, tenía claro que no saldría con el cuchillo entre los dientes.

Al final, merendé y mientras lo hacía me puse algo de musiquilla de John Butler y a leer cosillas sobre la segunda prueba del Grand Slam Series  IBATour, pues el The Box Pro 2011 está a punto de comenzar. Y este año con la sequía de olas, y gracias a que Red Bull TV lo televisa, pretendo seguir más de cerca el mundial de Bodyboard.

Leer, ver perfiles, fotos, llamadas para entrar en manga, hicieron que algo en lo más profundo de mi ser empezase a corroerme, la enfermedad del surfing parecía que se manifestaba, nada nuevo. Pero esta vez en lugar de estresarme y ponerme a ver vídeos como me pasa otras veces,  esta vez me motivé mogollón, si en una semana me voy a Bali, me repetía una y otra vez.

Supongo que en ese momento me inundó una sonrisa de oreja a oreja, de esas que duelen hasta las mejillas. Soy consciente de que me voy a Bali, pero a veces pierdo la perspectiva temporal de cuanto falta para cada viaje.

Ya no había vuelta a atrás, intuía todo lo que pasaría, antes de que sucediese. Son ya muchos años conviviendo conmigo, sé como funciono. Aunque quizás mi subconsciente, ya lo tenía claro, incluso antes de que yo lo supiese, porque eso se lo escuché a Punset, que las decisiones que creemos que tomamos, están ya previamente tomadas por las neuronas.

El caso es que me rallé, fui al armario de los trastos de casa de Nela, y cogí mi tabla, como un buen friki, la puse encima de la esterilla de Yoga, y me puse a practicar la posición básica de Bodyboard.

Sí, lo sé, es una frikada muy seria hacerlo, ya decirlo, no deja en muy buen lugar mi estabilidad mental. Pero bueno, siempre me dio bastante igual lo que piensen de mi, y también tengo el don de hablar más de la cuenta!

Tras cinco o diez minutos repasando posiciones, me motivé todavía más, si cabe.  Cogí la tabla, busqué las aletas y las llaves, y me bajé hacia la piscina.

La poca gente que había por allí, esbozaba una semisonrisa en su cara de asombro. Pero yo me monté mi película y me puse a remar.

Estuve una horita dándole caña, al principio más de resistencia, luego algo de potencia-velocidad.

Alternando ejercicios específicos de brazos, específicos de piernas y mixtos. Creo que con los de piernas se me ha ido de las manos, me duele el cuádriceps y no parecen agujetas, espero no lo haya sobrecargado.

La verdad que para ser una piscina, creo que mi imaginación volaba demasiado, yo veía tubos por todas partes, remaba como un loco para poder entrar en ellos.

Desgraciadamente por mucho que me concentrase, las olas que yo veía eran imaginarias, me era imposible recrear esa sensación de velocidad al bajar una ola, que me hace segregar adrenalina, no está el rozamiento del aire acariciando mi cara, faltan también las gotas salpicándome cuando clavo demasiado un canto.

Falta la claridad, la luz, el sol, los reflejos en el agua, y los mil y un colores que ésta adopta. Por ningún lado aparecía el olor a mar, ese olor tan característico de las playas, mezcla de salinidad, humedad aderezada con un poco de contaminación, pero sea como sea, mil veces mejor olor que el de la piscina, yo detesto el olor del cloro.

Además de todas esas razones, se nota mucho que no es agua salada a la hora de remar, la densidad del océano hace que el desplazamiento sea más lento que en la piscina, dónde siempre me creo que estoy rapidísimo, y luego el mar  me deja con unas agujetas para casi una semana.

Mientras escribía, se me ha dado por ver la previsión de olas para Bali para los próximos 6 días, y me acabo de llevar un sorpresón increíble, la tendencia del mar es que sube a partir del lunes, esperemos que aguante. Siendo sincero, tampoco quiero que sea un desmadre, que hace mucho que no me baño, con un jueves tranquilito y un buen domingo me conformo. El viento no parece tan alentador, pero la dirección no es del todo mala.

Después de tirarme una hora en la piscina, me subí a casita, y al acabar de colocar los artilugios dónde no molestasen demasiado, me puse mi mantra favorito en el Spotify, me tumbé en la esterilla y me puse a meditar unos 10 minutitos.

Seguí haciendo Yoga, sobretodo estiramientos, más que asanas que requieran tensión, porque el Martes fui al gym de Farrer Park a hacer algo de Boxing, y me dolían todavía algunos músculos!

Después de tanto lío, podría haber bajado a tomarme algo, pero, ya era algo tarde, y la gente, intuyo que pasaría ya del rollo cerveceo y  querría ir ya a las discotecas, y yo estaba en otro plano mental.  Asique, me puse un par de capítulos de una serie que estoy viendo últimamente, y a dormir, que mañana a la mañana (hoy), es mi aniversario en la República de Singapur, y he invitado a la Colonia española a un desayuno con Zapatero!

Diego Santos, Singapur 14 de Abril 2011, en el ecuador del mundo y de la beca!

Prontito me comprare el billete a España!! Yiihaaa

Anuncios

Acerca de Diego Santos

www.mareasvivas.surf
Esta entrada fue publicada en Bali Challenge, Singapore, Surfing. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a A una semana de Bali

  1. josele dijo:

    apañao!!!!!!!!!!!!!
    deja el viaje de bali pa julio….o no te aguantas?
    a ver si estos dias dejamos ya compraos todos los rollos te voy avisando….
    un abrazo compadre y relajate que estas en una puta nube 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s