Un cuento de Navidad

Hola gente, primero quiero felicitaros el año, que no lo he hecho a casi nadie, creo que me estoy volviendo medio chino, y empiezo a perder los buenos modales que siempre me han caracterizado!! Puedo ser un buen brutaco, pero eso si, honrado y educado jaja

Por poneros un poco en situación de lo que hoy voy a “subir” en este mi espacio, primero matizar que ya de por si, soy un vago redomado y  me cuesta escribir, pues no os hacéis una idea de lo que me cuesta maquetar…  y eso que es una chorrada… pero “pegar” el texto en este cuadrado y meterle las fotos es una autentica pesadilla para mi paciencia, por lo que un texto se puede pasar en reposo varias semanas en “Mis Documentos” antes de que lo suba, igual por eso me quedan tan largos.. Porque las palabras son hermafroditas y se reproducen!

Bueno, chorradas a parte, el caso es que este “pasaje” lo escribí el 30 de Diciembre 2010:

Aunque sea difícil de creer, tengo a mis padres en Singapur desde hace unas semanas y la verdad, gracias a su perfecto inglés, más que padres parece que tengo a dos hijos!!!

Tengo que repetirle todo varias veces, me los llevo a pasear, de compritas, a cenar… les dejo dinero para que mientras me voy a trabajar puedan comer y esas cosas.

Les hago de guía, traductor, organizador, fotógrafo, agente de viajes… Pero bueno, yo lo hago con cariño, todo el equivalente al que no van a tener durante estos dos años que su único hijo estará fuera de casa jaja ya sé que alguno lo estaréis pensando, pero aunque sé que no lo parece… sí, soy hijo único.

Mis padres se han venido, así de buen rollo, siguiendo mi consejo, un mes. Mi recomendación para venir a Asia, es entre 15 días como mínimo a 90 días, después ya te puedo empezar a odiar si vas a estar todos en mi casa jaja 😀

Pero claro, del mes, pues estas en Singapur 15 días, entre los fines de semana para visitar algún destino paradisíaco cercano, y si puedo, pues me pido 5 días de vacaciones y se engancha un viaje largo. Cuando vino la expedición surfer, me fui a Lombok 10 días, ahora con mis padres, me voy a Thailandia desde mañana día 31 hasta el 9 de Enero.

Con mis padres, por el momento he ido a Kuala Lumpur, que son 5 horitas de trayecto, en autobús, pero es el mejor bus que he visto en mi vida, es mejor que el sofá de mi casa. Amplio, articulado para acomodarte guay, es un desfase que hasta da masajes, si he de criticar algo, es que el estampado era algo hortera, pero esto ya no sorprende a nadie… si aquí hasta les molan los Lladró! Qué bueno oye, yo de arte no entiendo, pero a mí personalmente no me mola demasiado, y lo digo yo, que me compré una Lámpara Pez Globo en Lombok xD

A Kuala nos íbamos en el segundo bus de la mañana del sábado, que finalmente fue el 3ero, ya que me di cuenta justo 10 segundos antes de que arrancase el bus, que me había olvidado el pasaporte, tras haberle dicho 15 veces a mis padres que no se dejasen el suyo.

El caso que llegamos a KL el sábado a eso de las 3 y pico, nos fuimos al Hotel que había reservado, y pese a que normalmente soy un cutre, reservé una suite con vistas a las Petronas en el barrio financiero de la capital de Malasia.

Que la verdad, la pasta en el hotel, bien invertida, porque Kuala no tiene mucho más.  Un par de mezquitas, mucho musul, y comida barata… También fui a un parque en el que había una especie de palacio, molaba por la noche que le cambiaban las lucecitas de colores y tal, pero obviamente me da bastante la risa cuando pretenden comparar la sucia, desordenada y caótica Kuala con Singapur, que no digo que sea mejor o peor, pero la cantidad de dinero invertido en tener  Singapore impolutamente limpia, y en atraer al lujo que aquí se respira, pues hace que Singa sea de lejos bastante más interesante como ciudad que Kuala.

Sin mucho más que pasear por el parque de delante del Hotel, hasta los Santos nos animamos a echar unas carreritas por el parque. Si, nos llevamos a Kuala ropa de deporte, pero no creo que sorprenda ya que muchos sabéis que mi querido padre es más hiperactivo que yo, asique mientras dejamos a mi madre en el Sky Bar con piscina del Hotel con las Petronas al fondo, mi padre y yo nos fuimos a correr.

El fin de semana era bastante corto, pero llegó de sobra, el Domingo nos fuimos a ver un templo indio con un montón de escaleras para subir, se llaman las Batu Caves, y al terminar fuimos a ver una mezquita pero que la verdad no era muy relevante. Nos dedicamos el resto del tiempo que nos quedaba de compritas y a eso de las 8 de la tarde de vuelta a Singapur.


Los días en Singapur, mis padres se los pasan en mi piscina, y yo en el trabajo, al llegar yo, pues hacemos algo de deporte y nos vamos de turisteo por la ciudad. Y Singapur tiene mucho más de lo que yo pensaba, es lo que tiene callejear, que te encuentras cosillas, templitos y así.

A día de hoy, mis padres ya han visto casi todo Singapur, de hecho ayer me los llevé a cenar fuera a la zona de Marina Bay y están poniendo el campo de futbol, portátil en mitad de la Bahía, no sé quien jugará, pero como soy un frikazo intentaré ir, si es gratis, mejor!

A mis padres, les he hecho cómodos tours, por partes de la ciudad.

Un día me los llevé a los jardines chinos, que están bastante chulos, aunque quedan en Cuba, pero merece la pena, el problema que soy un pardo, y no sé manejar mi cámara (joder es nueva y nunca tuve una con tanto botón, además de que llevo como 5 años sin usar ninguna), y me confundí la A en blanco de (Aperture) con la A en rojo (Automatic), deseando yo la segunda, seleccioné la primera, asique las fotos se ven con un cielo casi transparente que en realidad no existía, pero que no voy a corregir, porque tampoco sé utilizar photoshop.

Otro día me los llevé al barrio Chino y a Marina Bay. Por cambiar un poco, ya que como vivo en el barrio Indio, pues ese ya se lo conocen de memoria ;D

Entre unas cosas y otras fueron pasando los días y llegó el terrible día del 23 de Diciembre, que nos íbamos a Bali jaja, por supuesto al sur, nuestro Hotel estaba en la playa de Balangan, muy cambiada desde la última vez que yo había ido, porque en esta época le pegan mal los vientos y no hay buenas olas. Lo comprobé perfectamente el primer día surfeando olas bastante de mierda y supertocado de viento.

Por lo menos hacía buen tiempo, solete que nunca disgusta, y nos encontramos con Mireia y su madre que nos estaban esperando ya en el Hotel, para pasar la Nochebuena con una cena a lo español, bueno en realidad cenamos unos sándwich jaja, pero de postre teníamos turrón!

Al día siguiente me fui con Mireia a pillar olas, a la zona en la que le daba bien el viento, en Nusa Dua. Jaja para los mas puristas un cross-shore suave jaja. Los padres prefirieron quedarse en el hotel tomando el sol.

Nusa Dua es la zona de los resorts mas pijos de Bali, el Meliá y el Hilton quedan por allá, yo iba sólo por las olas, que rompían, mínimo un kilómetro hacia dentro del océano, por lo que me fui en barca hasta el pico, no digo que no pudiese llegar remando, que seguro que sí, pero me daba pereza gastar las energías adquiridas en mi piscina, simplemente en remontar, quería estar rápido para entrar en las olas, que sin ser ninguna maravilla, no estaban mal, ya que aguantaban bastante y daban un pequeño tubo, pero la mejor descripción que hice a mi padre fue, tras la pregunta ¿qué tal las olas? (creo que dijo hijo mío querido, pero yo paso de poner cursiladas aquí):

Papá Bali es la universidad de las olas, y depende del nivel del surfer, hasta hay doctores, pero hoy fue el recreo del instituto, divertido, pero sabiendo lo espectacular que podría llegar a ser, pues me quitó el mono, y al menos no era cerrotes, pero… tengo una espinita clavada en este viaje!!

La comida de Navidad, me la pasé en el agua, ya que comimos supertarde, eran casi las 5 cuando volvimos al Hotel, dónde estaban nuestros papis esperando para comer.

El domingo nuestra vuelta era por la tarde, asique tomamos el Sol un poco por la mañana y nos fuimos a comer y a hacer alguna comprita de souvenirs a Kuta, la ciudad caótica y de fiesta de cerca del aeropuerto de Dempasar.

Siempre me he dicho a mi mismo “Nunca intentes vivir cosas que suceden en la distancia”, pero las Navidades son fechas  muy especiales, no por religión, sino por devoción. Devoción a mi ciudad, a mis colegas, a mis conocidos y a mis no tan amigos.

No me gustan las despedidas, pero me flipan los reencuentros, y Navidad es época de reencontrarse con la gente y socializar. A veces reencontrarse con uno mismo, otras reencontrarse con el océano tras meses por Madrid sin surfear, pero mis navidades, incluso aquellas que me fui a Perú, tuvieron sus reencuentros.

Me encantan los reencuentros que me brinda el azar en Navidades, flipo saliendo a muerte noches que no vienen a cuento, o esbozar una pequeña sonrisilla mientras mi padre me explicaciones de que hago llegando a esas horas en las que el está desayunando ¡ Si mañana es fin de año!

También me gusta hacer la marsellesa y pirarme pronto, con unas cuantas copas de más, creyendo que me levantaré temprano para Surfear.

Adoro la plaza del Teucro, fundirme en eternos abrazos, y chillar allí hasta reventar! Saltando y brincando, empapándome por la lluvia y congelándome de frío porque en Camarú no se puede ni entrar!

Diooos!! Lo que pagaría ahora por una maja de Grego!!

Veennga vale, también me molan esas noches en las que tengo suerte y surten efectos mi frases de ligoteo , que nunca fueron muy rebuscadas, aquí tampoco iba a hacer una excepción, les pongo la carita de la Diegonik y les cuento la historia de que soy de Pontevedra “the best city in the world” y lo de que “Do u know Torres??? He is my cousin”!! y voy apañando.

La verdad, que sin Ponte y sin vosotros, estas navidades son raras de pelotas, ni lluvia, ni frio, ni na!!!

Pero bueeno…  no me puedo quejar, solecito, playa, olas, familia, calorcito! Aunque tengo que trabajar y arreglar los asistentes a FITUR, que aquí son bastante lentitos, y tengo que hasta explicarles, “press arrow to continue” cada vez que llegan al final de una página!

Aunque mañana ya no tengo que trabajar!!! Yuhu!!! Y me voy a Phi Phi islands, Phuket y Bangkok!! Ya contaré o pondré fotos… o algo ;D

Me despido, con el más caluroso de los abrazos virtuales,  desde las cálidas latitudes del Sudeste Asiático.

Diego Santos. 30 de Diciembre de 2010,

Ya no os queda nada para la fiesta “Gansta”, Villacorona volverá a vibrar tras las campanadas!

Yo intentaré hacer lo propio en alguna fiesta de la playa 😛

Mis mejores deseos para este 2011, que todos vuestros sueños se hagan realidad!

Anuncios

Acerca de Diego Santos

www.mareasvivas.surf
Esta entrada fue publicada en Singapore. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s